Las Visas de Negocios y Sus Principales Desaciertos

Contar con la ayuda de Profesionales calificados le evitará cometerlos.

Visas de negocios en los Estados Unidos
Visas de negocios en los Estados Unidos

Existen varias avenidas para obtener un estatus migratorio que les permita a los inversionistas extranjeros operar su negocio en los Estados Unidos. Cada una de ellas reviste diferentes requisitos, de acuerdo al propósito para el cual está diseñada.  En este artículos hablaré sobre las visas de negocios y sus principales desaciertos.

Es importante destacar que -por ejemplo- bajo un estatus B1, los extranjeros están autorizados a realizar limitados actos de negocios, tales como:

  • Celebrar reuniones de negocios.
  • Asistir a seminarios y convenciones.
  • Asistir a exposiciones científicas, educativas o comerciales.
  • Adquirir una propiedad inmobiliaria.
  • Negociar un contrato, entre otros.

El propósito del viaje debe ser ingresar a los Estados Unidos por negocios de naturaleza legítima y tener la intención de permanecer por un período específico.

Operar Activamente un Negocio en Estados Unidos

Ahora bien, si el extranjero desea operar activamente su negocio, es preciso que aplique por otro estatus migratorio. Escoger cuál es la vía adecuada para cada persona requiere de una entrevista exhaustiva que permita:

  1. Analizar los intereses personales y familiares el cliente.
  2. El tiempo que la persona tiene planeado permanecer en los Estados Unidos.
  3. El tipo de inversión que desea desarrollar, entre muchas otras cosas.

Una de las visas que vemos con más frecuencia es la visa L-1, la cual está prevista para aquellas empresas extranjeras que necesitan transferir un empleado a una sucursal o filial en los Estados Unidos. A menudo, los interesados en estas visas son dueños de negocios que desean expandir su empresa hacia el mercado norteamericano. Estos dueños de negocios generalmente se desempeñan como directores ejecutivos de sus propias empresas. Siendo los más conocedores de su oficio, son quienes desean liderar el nuevo emprendimiento en los Estados Unidos y ser los beneficiarios de la visa L-1.

Cada día que pasa, el Departamento de Inmigración se ha vuelto más exigente con este tipo de visas. Por esto, es importante cuidar todos los detalles en la preparación de la aplicación para presentar con claridad la evidencia que  muestra la elegibilidad del solicitante. En otros casos, los inversionistas, sin ser dueños de negocios, son nacionales de determinados países que suscribieron un Tratado Comercial con los Estados Unidos y por su nacionalidad son elegibles para aplicar por una visa de inversionista E-2. Este vises les permite venir a los Estados Unidos a invertir su capital y operar y dirigir su inversión.

Ahora bien, decisiones tan importantes deben ser tomadas con mucha previsión. Tres de los desaciertos más comunes en los que incurren los inversionistas cuando quieren emprender un negocio en los Estados Unidos son los siguientes:

Comprar un negocio sin asesoramiento profesional adecuado.

En muchas oportunidades los clientes llegan buscando asesoría sobre inmigración luego de haber adquirido un negocio. Frecuentemente, la adquisición de dicho negocio se llevó a cabo sin la representación de un abogado. El asesor legal es quien se asegurara de investigar los posibles problemas legales y financieros asociados al negocio. Igualmente, se debe realizar un estudio que corrobore el valor del negocio.

Asumir que su negocio funciona de la misma manera en todos los mercados.

Reiteradamente vemos clientes que, confiados en la vasta experiencia que adquirieron en su país, cometen el error de no asesorarse por profesionales en el mercado estadounidense. Los mercados funcionan de diferente manera. Los estudios financieros adecuados para cada negocio son una herramienta importante para medir los riesgos asociados con la inversión, el tiempo para recibir ganancias y los costos operativos del negocio.

Apresurarse a aplicar por una visa sin anticipar lo que va a necesitar para la renovación de la misma.

Al momento de analizar la elegibilidad de un cliente para la aplicación de la visa los abogados deben anticipar lo que va a necesitar para poder renovar su visa. Obtener una aprobación inicial de una visa sin que existan probabilidades reales de calificar para una renovación podría convertirse en una situación muy perjudicial para los inversionistas y sus familias.

Planes de Negocios para Visas

Al momento de someter una aplicación de una visa de negocios, es necesario contar con un plan de negocios. Para visas de inversionistas, el plan es un requerimiento exigido por el Departamento de Inmigración. Pero en todo caso, siempre se recomienda la realización de los estudios financieros y de mercado antes de comenzar o adquirir un negocio. Con esto, estarían evitando errores a futuro que podrían traer consecuencias negativas para el negocio, y en consecuencia, a su visa.

El plan de negocios es considerado «el plan de vuelo» del negocio. Es un documento vivo que debe actualizarse con frecuencia, de manera que refleje los cambios del negocio. Su realización debe delegarse a expertos en el campo. En ocasiones, emprendedores extranjeros se ven tentados a realizar sus planes de negocios sin contar con la experiencia ni las herramientas necesarias.

Si desea asesoría de negocios, no dude en contactarnos.


El mejor consejo es investigar y contar con la asesoría adecuada en cada rubro que permita tomar decisiones informadas sobre cada aspecto de la inversión.